«A La Cama, Monstruito»

A divertirse

Me imagino que la gran mayoría, si no todos, han vivido esta situación: Un día cualquiera entre las ocho y diez de la noche, tu niño/a ya cenado, bañado, listo en pijama y se le invita irse a la cama. Ahí es cuando comienzan las excusas en el baño; el pis, la caca, que hoy no quiere cepillarse los dientes. Ahora quiero agua, ya no quiero más. Le quiero dar un beso a mamá y ahora toca elegir cuento, uno, otro, y otro más y acaba la función. Un beso, un te quiero y hasta mañana.

¡Siempre hay una nueva historia cuando llega la hora de irse a dormir!, el mismo que demuestra este pequeño Monstruito en el libro que les queremos compartir hoy.

Una divertida e irónica historia de la rutina diaria antes de irse a dormir. Un cuento con la que se pueden identificar niños y padres y que al mismo tiempo nos permite tomarse con risas ese momento en el que el sueño y el cansancio ya no hace distinciones entre los protagonistas.

 

Autor: Mario Ramos • Ilustraciones: 

 

¿Problemas al momento de ir a la Cama?

¿Será normal que a mi niño/a le cueste tanto ir a dormir?

Es muy común, ya que muchos niños se resisten porque quieren seguir jugando y la noche se convierte para los padres en un pequeño campo de batalla donde aparecen las rabietas y el momento de acostarse, en lugar de ser relajado y tranquilo, es una verdadera lucha de

poderes.

También sucede que el peligro no pasa cuando por fin conseguimos acostarlo; ya que en cuanto parece que ya se ha dormido, vuelven al ataque y te gritan del dormitorio llamándote. O peor, aparecen al lado tuyo con su mejor sonrisa y te preguntas ¿Cómo es posible? Si se ha pasado el día jugando y nos ha agotado hasta a nosotros. ¿De dónde sacan cuerda para seguir activos?

En momentos como estos, puede que sea más común, ya que no podemos sacarlos a jugar y la energía sigue acumulada. Por lo mismo compartiremos algunos tips y experiencias.

 

A la Cama Sin Peleas

Primero debemos tener en cuenta la razón por a cual el niño se rehúsa en ir a la cama:

• Unos de los principales causas de resistencia es el miedo. Las horas de sueño el niño se queda absolutamente solo, separado de los padres y queda afrontando sus propias fantasías y temores, ya que sus pensamientos mágicos los hacen crear cosas.

• También hay niños que pueden ser muy inquietos, el mundo es para ellos una experiencia fascinante, y se les hace poco el día, costándoles mucho abandonar sus actividades.

• Puede aparecer cuando ambos padres trabajan y el niño apenas los ve. En estos casos, lo mejor es permitir que el niño los acompañe en los quehaceres rutinarios.

• Los hábitos inadecuados pueden ser otra causa. El amenazar con mandarlo a la cama si se porta mal y no establecer unas rutinas a la hora de acostarse, no son precisamente una ayuda para que quiera ir a la cama con alegría.

 

El organismo de los niños funciona como un mecanismo de relojería.

Se debe establecer un horario de dormir e intentar ser lo más estrictos en su cumplimiento.

El niño ya acostumbrado a ir a la cama a la misma hora, empezará a sentir sueño cuando se acerca esa hora. En cambio, si no somos estrictos se generarán resistencias de dos tipos:

Tipo psicológico: el niño se opondrá si un día le acostamos demasiado pronto, y al otro demasiado tarde.

Pensará que al día siguiente tiene derecho a lo mismo.

Tipo fisiológico: ya que el organismo infantil no desarrollará el mecanismo de realizar sus funciones a la misma hora, en este caso dormirse.

 

La otra mitad la realiza a eso que llamamos el ritual antes de dormir.

A los niños les gusta que ciertas cosas transcurran todos los días de la misma manera y en el mismo orden. Aquí dependerá de lo que ustedes acostumbra, por ejemplo comer primero, luego bañarse, jugar un poco, lavarse dientes, etc.

 

Ya una vez entre las sábanas

El niño afronta el delicado momento de quedarse solo y a oscuras. Lo más útil para pasar este momento es quedarse un rato junto a su cama, cantar algo, leer un cuento, unas palabras tiernas, comentarle que mañana será otro día y podrá continuar haciendo lo que hacía hoy, el beso de buenas noches, un relajante “Duerme tranquilo que papá y mamá te cuidan” y un peluche que sea un buen compañero.

 

Vamos a leer

Antes del cuento:

1. Introducir al niño comentando que hoy escucharan un cuento sobre un pequeño que cuando llega el momento de dormir, no le agrada mucho.

2. Pregunte al niño si le ha pasado que no quiera ir a dormir cuando hay que hacerlo. ¿Qué hacen?

3. Cuente a niño/a que el cuento de hoy nos contará la historia de un Monstruito que cuando llega el momento de ir a la cama, le gusta hacer otras cosas y a papá no siempre le gusta.

4. Digan el ritual del cuento: Abracadabra, patas de cabras, que este libro se abra.

 

Durante el cuento:

1. Ir cambiando las voces y entonaciones a medida que cambia el personaje.

 

Después del cuento:

1. Comente sobre la impresión sobre el cuento.

2. Realice preguntas relacionadas al cuento y la hora de dormir. ¿qué le paso a Monstruito? ¿Qué hacia para no ir a dormir?¿está bien lo que hacía? ¿qué le pasaba al papá de Monstruito?¿cómo logro dormir?¿a ti te gusta irte a

dormir?¿por qué? ¿que te gustaría hacer? Etc..

 

 

 

 

 

 

Algunas rutinas para el sueño 

1. Magia en el Techo

Aquí la idea es poner algunas estrellas o figuras que brillen en la oscuridad para que se sienta seguro y acompañado una vez termine el cuento y llegue el momento de quedarse solos.

 2. El Juego del Sueño

Una actividad para ayudar con aquellos pequeños que les cuesta quedarse en su cama. Crear un tablero con espacios y colocar un personaje que simbolice al niño. Cada noche que el niño se quede en su cama podrá avanzar un espacio y al llegar a la meta tendrá un premio. 

3. Yoga antes de dormir

El realizar una rutina de yoga antes de dormir, permite a los niños a relajarse y bajar la intensidad. Aquí te dejamos un link con una bella historia y posturas sencillas. 

https://www.youtube.com/watch?v=feJdmeEV9YQ

4. Todo Listo

Aquí te damos una idea de un tablero tipo lista, donde el niño podrá ir marcando todos los pasos que hay que hacer antes de dormir.

La idea es que lo hagan con la rutina habitual que tienen y si desean incorporar nuevos hábitos, mucho mejor.

 

 

Seguiremos compartiendo más lecturas y actividades que podrán realizar con sus pequeños. Los invitamos a compartir con nosotros su experiencia.

Comparte esto en tus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *